Donají: Julieta Antes de Shakespeare

Guelaguetza Oaxaca

Algunas personas dicen que el amor mueve al mundo y es que basta echar una mirada a nuestro alrededor para creerlo. Se han construido monumentos inmensos en su nombre, desatado conflictos épicos por amor, y creado grandes obras literarias.

Las culturas prehíspanicas evidéntemente no eran ajenas a este sentimiento y uno de sus máximas respersentaciones es La Leyenda De La Princesa Donají.

http://old.nvinoticias.com/general/tradiciones/109189-vive-alma-grande

Cuentan los antiguos Zapotecas, que la hija del gobernador de Zaachila era tan dulce y bella como una flor, su nombre Donají o “Alma Grande’’. Cada vez que caminaba hacia el mercado su sonrisa contagiaba alregría a los que la miraban.

Foto: Oscar Arroyo

Un buen día, en el tiempo donde los Zapotecos y Mixtecos no podían ni mirarse, Donaji recorría el palacio y se topó con un prisionero de nombre Nucano. Ambos quedaron perdídamente enamorados y para desgracia del padre de Donají, Nucano era el príncipe de sus enemigos mortales.

Conmovido por su amor y por inumerables plegarias de Donají, el rey Zapoteco liberó a Nucano y él a su vez convenció a los Mixtecos para terminar la sangrienta batalla.

http://ciudadania-express.com/2013/07/29/vuelve-a-cautivar-el-espectaculo-dedonaji-la-leyenda/

El padre de Nucano, no muy convencido de las intenciones del rey Zapoteco, solcitó que Donají se convirtiera en prenda de paz. Si el tratado era respetado, Nucano y Donají vivirián felices, de lo contrario la princesa sería decapitada.

Como lo había anticipado el rey Mixteco, el padre de Donají no respetó el acuerdo de paz y atacó cuando sus enemigos habían bajado las defensas. Donají fue decapitada en el Río Atoyac y velada eternamente por su amado Nucano.

Foto: Gobierno Del Estado De Oaxaca

Hoy en día esta historia de amor es representada mediante un espectáculo inolvidable un día previo a La Guelaguetza. Ven y descubre Oaxacahospedándote en el Hotel El Callejón.

Unas Chinas Muy Oaxaqueñas

Guelaguetza Oaxaca

Oaxaca es mundialmente conocido por sus Chinas Oaxaqueñas, pero probablemente la mayoría las identifique más por su vestimenta colorida que por su ascendencia étnica.

http://www.nvinoticias.com/nota/20612/casilda-flores-y-su-legado-saltan-los-ojos-de-la-moda

En realidad estas bellas mujeres no son Chinas y probablemente ni siquiera sean descendientes de inmigrantes asiáticos. Su nombre, así como el de las Chinas Poblanas, está más relacionado al folclore mexicano.

Así Empezamos

Tradicionalmente, los pueblos de Oaxaca son devotos de un santo patrón y dedican sus actividades a un oficio específico como la creación de textiles, joyas o cerámica.

http://www.eldiariodeguadalajara.net/chinas-oaxaquenas-engalanan-magia-de-la-guelaguetza/

Estos pubelos comercian sus productos en los mercados y las Chinas Oaxaqueñas no son la excepción. Provenientes de un pueblo de alfareros, ellas comericaban pequeñas piezas de ceramica que tenían ojos pequeños.

Con el tiempo los locales le empezaron a llamar chinitos a esas piezas de cerámica y por añadidura Chinitas o Chinas a las mujeres que las vendían .

De Comerciantes a Ícono de Oaxaca

Desde 1930 hubieron algunos intentos de juntar y exponer lo más representativo de los pueblos de Oaxaca. Antes de que existiera la Gueleguetza, algunas personas se juntaban en el Cerro del Fortín a recoger flores de campo en una celebración conocida como La Fiesta de Las Azucenas.

http://yourshot.nationalgeographic.com/photos/8344041/

En 1957, Genoveva Medina de Márquez participo en dicha ceremonia con algunas mujeres del mercado recibiendo a los publos que llegaban. Para esa fiesta, diseñó y vistió a las chicas con intensos colores, creando así la vestimenta tradicional de la China Oaxaqueña.

¿Y la Canasta?

Para entender porque las Chinas llevan una canasta en su cabeza primero hay que hablar sobre las calendas. Desde la época colonial, muchos devotos piden favores a sus santos y anotan su nombre en un lista. Cuando han recibido el favor de su santo les toca recibir la calenda y dar un obsequio a cambio.

Hoy en día las Chinas Oaxaqueñas preceden las calendas bailando al ritmo de la música e invitando a todo el pueblo a la fiesta. Conforme avanza la procesión se visitan las casas de los devotos en la lista. Ellos obsequian anotjitos, tamales y mezcal a los visitante y todo aquello que no se han consumido, las chinas lo colocan en sus canastas para distribuirlo a la gente.

Normalmente una calenda empieza a las 7 p.m. y termina alrededor de las 4 de la mañana con una fiesta del pueblo.

Las Chinas en La Guelaguetza

En sí, las Chinas llevan la Guelegutza en sus canastas, ya que en Zapoteco Gueleguetza significa regalo u ofrenda.

Como parte de las festividades anuales podrás verlas con sus trenzas decoradas con listones, vestidos coloridos y bailando al ritmo del Jarabe Del Valle.

No te pierdas una de las fiestas más grandes y coloridas de México. Te invitamos a pasar la Guelaguetza 2017 en el Hotel El Callejón Oaxaca.